lunes, 9 de enero de 2012

ACONTECIMIENTOS



Llovía

La calle estaba mojada, atestada de paraguas multicolores, que al brillo de la noche parecían pardos e iguales.  Las luces navideñas colgaban solemnes de lado a lado de los portales y adornaban las sobrias ventanas de las casas habitadas por niños...

Ella estaba a oscuras, sentada desnuda en el frío parqué. Miraba a través de las cortinas transparentes el bullicio de la noche antes de navidad. Miraba, pero no veía. Se balanceaba de delante hacia atrás al ritmo de su acelerado corazón. Bum bum, adelante, bum bum, atrás....  Imágenes borrosas se amontonaban en su mente, veloces, cargadas de luz, pero sin final . Fogonazos de risas y baile, de drogas en el baño y manos frías en la cintura. No podía recordar cómo había llegado hasta allí, o porque estaba desnuda con las manos llenas de sangre, ni porque le dolía tanto la cabeza… No podía recordar donde estaba…

Sobre la cama, apenas descuartizado a cuchilladas yacía el cadáver de un hombre. Desnudo, en una postura imposible. El brazo colgaba inerte del colchón. Del dedo meñique, donde lucia un enorme anillo de oro, fluía un reguero de sangre que formaba un charco a los pies de la chica... La tenue luz de las farolas de la calle mostraba la imagen como en un cuadro de terror en blanco y negro... Una cama desecha, un hombre gordo, quizá rubio. Un amasijo de carne indescriptible donde podía haber estado la cara. Unas sabanas plasmadas en un cuadro impresionista...

Y ella desnuda. Ella, la niña, la pequeña ninfa de ojos negros, la muñeca de porcelana de curvas perfectas y pelo por la cintura. Ella, que ya no lloraba por nadie, perdida en lo más hondo de la oscuridad, de la duda y del miedo...

reYna

2 comentarios:

  1. Estupendo relato, muy intenso. Me ha dejado sobrecogida. Sigue así, animo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias, comencé una novela a medias con alguien, pero no salió bien. Otra vez será...

      Eliminar